¿Cuál es la referencia que su hijo (a) tiene del agua?

Todas las experiencias en la primera infancia (hasta los 7 años) son la base para definir las características motoras, cognitivas y emocionales de una persona. Eso significa que la construcción de la personalidad del niño se da en esa fase porque las conexiones neuronales están acentuadas: cuanto más estímulos y experiencias, mayor es su desarrollo.

Un bebé se desarrolla en la guata de la madre en el líquido amniótico. Cuando él nace, los primeros meses son una adaptación a su vida en “tierra” de lo cual él tiene distintos reflejos que permiten descobrir sus habilidades corporales y que lo prepara para adquirir habilidades específicas.

Por ejemplo, un bebé a los 3 meses ya tiene la cervical más fortalecida para en seguida a los 6 meses ser capaz de sentarse, a los 8 meses gatear (su primera forma de locomoción y la más importante) para después aprender a levantarse y dar sus primeros pasos a los 10-12 meses (las edades mencionadas son una media del desarrollo normal de un bebé, eso varía de acuerdo con los estímulos dados y las características de cada uno).

Un estudio realizado por Myrtle McGraw en 1939 nos permitió saber que los bebés nacen con el reflejo de la natación hasta aproximadamente 5 meses que al tener contacto con el agua automáticamente empiezan a realizar movimientos rítmicos de brazos y piernas similares al nado. Ellos no nadan solos porque todavía no tienen los músculos fuertes el suficiente para hacerlo, pero se puede estimularlos. Piensa que todo es progresivo y si los estímulos son dados en el momento ideal, las habilidades serán incorporadas con más facilidad.

Además, hasta los 6 meses de edad, el bebé posee el reflejo de apnea que hace con que la epiglote se cierre en contacto con el agua o sea si un bebé se sumerge, hay un bloqueo del paso de agua a los pulmones (dura pocos segundos y hay procedimientos correctos para hacerlo, sino puede ser una experiencia traumática). Esta estimulación se comienza en el baño y después se progride a la piscina.

A partir de más o menos 1 año de edad, el aprendizaje se da a través de la observación: el bebé va copiar y reproduzir determinada situación o habilidad. Por eso, la relación que tú (mamá, papá o familiares) tienes con el agua será la relación que su hijo (a) va tener con lo mismo.

¿Cual ejemplo te lo das?

¿Te lo disfrutas estar en el agua?

¿Tienes miedo?

Coméntenos cual es la referencia que tú o su hijo (a) tiene con el agua. Será un placer ayudarlos en esa etapa ?

Cuota:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *