Por extraño que parezca, un bebé nace listo para nadar

Por extraño que parezca, un bebé nace listo para nadar, ¡simplemente él no nada porque tú no lo estimulas!

Perdóname lo directa que soy, pero es verdad.

Es una información que seguramente no lo sabías y aquí estoy para explicarte. Cuando el bebé nace, él tienes distintos reflejos de transición del medio acuático (vientre de la madre) al terrestre (vida extra uterina).

Los reflejos son acciones involuntarias o una respuesta automática a determinado estímulo. En ese caso, me refiero a los reflejos primitivos o sea aquellos movimientos o reacciones que tiene un bebé en su proceso de maduración en los primeros meses de vida y que desaparecen a medida que el cerebro va desarrollándose.

Vale mencionar el reflejo de apnea o del bloqueo de la epiglotis, el reflejo de la natación, etc.

Esos reflejos que están relacionados a la natación nos indican que el bebé nace apto para nadar, eso no significa que nacen nadando solos. ¡Ojo!

Los bebés no nadan solos porque necesitan adaptarse a la vida “terrestre” y para eso necesitan fortalecer la musculatura, hacer la adaptación de las vias sensoriales al agua (ojos, boca, nariz, orejas), desarrollar la conciencia de su cuerpo en el agua, etc. Para eso, es necesario darles los estímulos adecuados en el baño desde cuando nacen.

Estimular tu bebé al agua contribuye a su desarrollo integral (motor / físico, cognitivo / intelectual, emocional / afectivo, social, mental y espiritual) y te va ayudar mucho con la rutina con él, además de darle la sensación de regresar al vientre materno.

Escríbeme en los comentarios tus dudas o qué piensas a respeto…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *